lunes, 11 de enero de 2016

Factores a tener en cuenta para comprar un coche de segunda mano




Comprar un coche de segunda mano es un proceso que te va a suponer un gran ahorro para tu bolsillo si sabes escoger bien, pero tienes que ser muy cuidadoso para que no te la acaben dando con queso. Si tienes que estar yendo al taller cada dos por tres para solucionar averías, a la larga te puede acabar saliendo el ahorro por la culata, además de que vas a tener muchas más molestias. Por ello tenemos que seguir una serie de consejos básicos si queremos adquirir uno de estos vehículos, ya sea completos o por piezas.

Si queremos comprar componentes sueltos, como por ejemplo motores, podemos recurrir a páginas web como motoresdesegundamano.eu, donde vamos a encontrar una amplia oferta de componentes para los presupuestos más ajustados. A la hora de comprar un motor de segunda mano tienes que fijarte en si este tiene paradas, si el ralentí es irregular o si presenta algún tipo de ruido que se pueda considerar anormal.

Pero el motor no es el único componente que debemos vigilar para saber si estamos haciendo una buena compra con nuestro vehículo de segunda mano. Por ejemplo, si miramos los neumáticos tenemos que procurar que estos no presenten grietas o rajas, así como señales de un desgaste excesivo. Los flancos no deben presentar ninguna deformación y la presión del neumático debe ser la correcta, así como la profundidad del dibujo del neumático. Un buen indicador para saber lo que estamos comprando es estar atentos a la fecha de fabricación.

Por su parte, el tubo de escape tiene que procurar que no haya una excesiva emisión de humos, a causa de fallos en la mezcla del carburante, y tenemos que vigilar así mismo que no haya grietas visibles, que puedan ser señal de una rotura. En lo que respecta al paragolpes, tenemos que comprobar que no haya rozadoras o roturas de ningún tipo, o si tiene pinta de no ser una pieza original, sino un recambio. Las diferencias en este caso pueden ser muy sutiles, por lo que hay que estar muy atentos.

En el caso de la carrocería hay que vigilar la presencia de arañazos y fisuras, que puedan dejar la chapa al descubierto, o golpes que provoquen abolladuras muy abultadas. De igual modo tenemos que comprobar el estado de las juntas de goma.

Tenemos que ser muy cuidadosos para que podamos comprobar el buen estado de todos los componentes y realmente paguemos lo que estamos comprando, en lugar de un producto de menos valor. No obstante, también podemos confiar en las webs de productos de segunda mano procedentes de desguace para comprar componentes sueltos, en caso de que detectemos algo que no se encuentra en buen estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario