martes, 13 de octubre de 2015

El crecimiento de la industria del coche sigue viento en popa



Una de las joyas de la literatura española es ese magnífico poema de José de Espronceda en el que se glosa la libertad de los mares y el avance del barco pirata, inasequible al desaliento, viento en popa a toda vela. Pues bien, con la misma velocidad de crucero y demostrando una vitalidad que no recordábamos desde hace mucho tiempo, el sector del automóvil se está comportando de manera magnífica en los tiempos actuales. Desde noviembre de 2013, año en el que se revertieron las caídas y comenzaron a crecer las ventas, a los momentos actuales el mundo de las cuatro ruedas está demostrando tener buena salud.

Ahora bien, las palabras que acabamos de decir merecen cierta matización, que vamos a intentar ofrecer en las siguientes líneas. Entre otras cosas porque ciertos factores alógenos han ayudado a que la situación sea la que es,  y también porque otros sectores del mundo del coche, como el de la segunda mano, siguen demostrando una salud de hierro.

Comencemos por el final, ya que nos parece enormemente curioso el que los coches nuevos convivan con las piezas de ocasión. En efecto, cuando la crisis arreciaba ciertas páginas de todos conocidas, como tudesguace y otras muchas que en esos momentos se pusieron en marcha, se convirtieron en las garantes de la funcionalidad de los coches, puesto que la industria amenazaba con derrumbarse, el parque móvil con convertirse en insostenible y algunas fábricas españolas amagaron con el cierre de sus plantas. El recambio usado se transformó en el único recurso al que mucha gente podía acudir, y transitó con cifras récord por los peores años de la crisis, los de 2009, 2010 y 2011. 

Sin embargo la revitalización de la venta de coches nuevos no ha apagado las ventas en el mercado de la segunda mano, que sigue teniendo guarismos en un atractivo color verde. ¿A qué se debe todo esto? Para ello hemos de revisar esos factores externos que hemos dicho que íbamos a mencionar.

En primer lugar está el hecho de que muchos coches que se están vendiendo son para empresas de alquiler de vehículos, pues el turismo está batiendo récords y las flotas de este tipo de autos se están renovando constantemente. También lo están  haciendo los furgones de empresas de paquetería,  que al fin han visto un crecimiento en su actividad. De ahí que el sector profesional no interfiera con la venta de recambios dentro del  sector particular.
Sin embargo los ciudadanos de a pie también están comprando coches nuevos, lo que en parte se atribuye a la prolongación del plan PIVE hasta en ocho ocasiones. No sabemos qué ocurrirá cuando éste se extinga, pero  esperamos que la dinámica de crecimiento de este sector industrial tan importante para nuestra economía no decaiga. Iremos contándotelo en este mismo blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario