martes, 29 de agosto de 2017

Reciclaje de consumibles

El reciclaje de toners es un aspecto a tener en cuenta fundamental para respetar el medio ambiente. La desintegración total de un toner puede tardar en torno a los 100 años en completarse según indican los expertos en la materia. Por ello, su reciclaje se ha convertido en una lucha encarecida para paliar este suceso.


Cómo reciclar mis cartuchos y toners

Muchas empresas, sobre todo las relacionadas con el sector tecnológico y el de compra venta de material informático, disponen de contenedores para que los usuarios puedan reciclar sus cartuchos vacíos, toners y demás elementos de impresión y que sea la empresa la que se encargue de hacer un buen uso en la gestión de este tipo de reciclaje.

Son muchas las empresas que se dedican a recargar los toners vacíos y darles una segunda vida, consiguiendo el reciclaje de estos toners de una forma útil para el consumidor. Con esta metodología, alargamos la vida útil de los cartuchos y toners y nos beneficiamos de una de las prácticas más recomendables en materia de reciclaje: la reutilización.

Este tipo de reciclaje es fantástico para el medio ambiente, pero ¿podemos sacar beneficio como consumidores medios de nuestros viejos cartuchos?
La respuesta es sí.

Vender cartuchos vacíos

Existen multitud de empresas especializadas que pueden comprar cartuchos y toners vacíos para su reutilización. Con este tipo de servicios podemos conseguir un dinero extra con aquellos cartuchos que ya se nos han acabado. Quizás el dinero que consigamos por nuestros cartuchos personales no sea suficiente para pagar la hipoteca, pero en el caso de una empresa o negocio el beneficio puede ser muy cuantioso ya que el volumen de toners y cartuchos que se agotan constantemente es un número muy elevado.
Empresas como Bcnrecicla! Se dedican a la compra de cartuchos vacíos y pueden ofrecerte una valoración gratuita de tu material de impresión.


El respeto por el medio ambiente se ha convertido en un objetivo de las empresas y de los ciudadanos. Para cuidarlo, debemos ayudar con pequeños gestos que ayuden al reciclaje de elementos tan nocivos como pueden llegar a ser un toner en descomposición. Cada vez más existen empresas destinadas al reciclaje de toners y que, además, podemos beneficiarnos vendiendo esos cartuchos que ya se nos han acabado.